Psicología de la solución de problemas Por Luis Vergés (M.A)

Si hay algo en la vida que no podemos eludir es la presencia de problemas. Sospechamos que la vida sería más placentera sin ellos pero también más aburrida.

Otra verdad confirmada es que los problemas llevan implícitos en su definición la posibilidad de que las personas afectadas los puedan solucionar y en caso de que no  logren hacerlo a plena satisfacción, pueden conseguir una lección importante para su desarrollo personal.

Desde el punto de vista psicológico sabemos que no todas las personas tienen la misma capacidad para manejar los problemas de forma efectiva. Así, algunos autores han establecido una clasificación que toma en cuenta a las personas en función de su   capacidad para responder de forma efectiva o inefectiva.

Dos categorías en este sentido son: los que tienen un estilo desajustado de manejo de problemas y los que reflejan un estilo resolutivo o facilitativo

Los que pertenecen al primer grupo, (estilo desajustado) tienden a perder mucho tiempo antes de buscarle soluciones a los problemas. Con frecuencia buscan culpables y a quienes condenar por lo que está pasando e invierten una enorme cantidad de energías en este patrón improductivo.

Sienten que algo falla en ellos y suelen sentirse anormales, inútiles, estúpidos o desafortunados. Los sentimientos de rabia son frecuentes, así como la pregunta de ¿por qué a mí?.

Estas personas perciben los problemas como si fueran irresolubles. Tienden a temer por las consecuencias negativas que podrían generar el enfrentamiento a su realidad.

Por lo regular prefieren que otras personas les resuelvan sus problemas y desarrollan sentimientos de rabia cuando alguien se rehúsa a asumir lo que a ellos les corresponde.

Las personas con un estilo de resolución de problemas o estilo  facilitativo representan la otra cara de la moneda. Estos tienden a ver los problemas como parte de la vida y asumen con responsabilidad y valor el reto de enfrentarlos.

Cuando sienten que no poseen habilidades o recursos para lidiar con  los problemas, buscan ayuda o se auxilian de aquellos que con buena voluntad puedan aportarles a la solución.

En vez de considerar los problemas como señal de amenaza que les hace creer que son personas incapaces, encuentran en cada intento de solución alguna forma de enseñanza que les hace crecer como persona.

Desde el punto de vista psicológico sabemos que el enfrentamiento de los problemas potencialmente puede ser destructivo si no se asume el reto como debe ser, pero la mayor parte de las veces, si la actitud es positiva, los resultados podrían ser el crecimiento personal, autocontrol y mejora propia en sentido general.

El perfil facilitativo que hemos descrito tiende a estos logros y a la conquista de un modelo adecuado que debe ser imitado por los que tienen un estilo desajustado.

Una sugerencia importante que podría contribuir con aquellos que tienen un estilo desajustado en situaciones en las cuales deban enfrentar algún problema, es seguir el siguiente esquema de solución o abordaje de las situaciones problemáticas.

1ro. Orientarse al problema. En esta etapa debe convencerse de los obstáculos que les impide reconocer la presencia de los problemas. Estos obstáculos pueden ser emocionales, como son la rabia, negación, sentimientos de culpa o cognitivos como son: creencia que el problema es sencillo y que el tiempo lo superará, pensar que el problema es tan grave que es mejor no intentar enfrentarlo o creer que otro debe enfrentarlo y no yo. Una vez reconocidos estos obstáculos el próximo paso es superar cada uno de ellos para dejar el camino libre para reconocer la magnitud del problema a enfrentar.

2do.Definición y formulación del problema: En esta etapa las personas deben recoger la información objetiva y relevante que le permita comprender el problema y establecer las posibles metas de solución.

3ro. El próximo paso es elaborar soluciones alternativas. Aquí se piensa en diferentes formas de manejar el problema. Mientras más opciones las personas aporten mucho mejor para una decisión.

4tol Toma de decisiones. En esta etapa se juzga, analiza y se comparan las diferentes opciones hasta encontrar una que sea factible y satisfactoria de aplicar.

5to. Aplicación y verificación de soluciones. Aquí las personas deben probar varias soluciones alternativas y aplicar o planear nuevas estrategias cuando sea necesario.